.

El diezmo





1.- Números 18.21
Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos​​ en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

2.- Deuteronomio 14.22
indefectiblemente diezmarás​​ todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.​ 23​Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.​ 24​Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere,​ 25​entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere
3.- Deuteronomio 14.28, 29
28 »Al final de cada tercer año, lleva todo el diezmo de la cosecha de ese año a la ciudad más cercana y almacénalo allí. 29 Dáselo a los levitas —quienes no recibirán ninguna asignación de tierra como las demás tribus— y también a los extranjeros que vivan en medio de ti, a los huérfanos y a las viudas de tus ciudades, para que coman y se sacien. Entonces el Señor tu Dios te bendecirá en todo tu trabajo.

Comentario de Lic. Prof. Yehuda Ribco (serjudio.com)

Es importante recalcar que el destino de esta donación voluntaria es para menesterosos (en principio judíos, pero no se descarta el darle a cualquier persona que lo necesita, según Mishné Torá, Donaciones a los menesterosos) y para estudiosos judíos de Torá, para ningún otro fin puede ser consignado este dinero (vea Devarim / Deuteronomio 14:29).
El mandamiento del diezmo no es obligatorio actualmente, pues no contamos con el Templo de Ierushalaim/Jerusalén, y el diezmo es uno de los preceptos que para complementarse es imprescindible su existencia y funcionamiento.
Sin embargo, para no olvidar de ayudar al prójimo desamparado, y para no desligarnos de la esencia del mandamiento, es que se preserva la costumbre de realizar donaciones basadas en el diez por ciento de los ingresos.
Demás está decir que el mandamiento de tzedaká -caridad, o mejor llamada justicia social-, debe ser cumplido siempre que se pueda, y tendiendo al mayor de sus grados.
Y que promover la justicia social, el reparto equilibrado de los bienes, es una práctica loable tanto para judíos como para gentiles.
En todo caso, si usted es judío, residente en la Tierra de Israel, y labora el campo, debe obligatoriamente contactarse personalmente con un rabino que le asesore en el tema de los diezmos relativos a las cosechas. (Hay varios diezmos exclusivamente agrícolas y de Israel, además de otras ofrendas y quitas que se deben realizar).

DIEZMOS   La décima parte de las entradas o ganancias netas, dedicada a Dios para fines religiosos y como expresión de adoración a Él.
La práctica de diezmar es muy antigua y se conoció aun entre los pueblos no hebreos. En la historia bíblica la primera mención que se hace de los diezmos es cuando → Abraham, después de haber logrado una victoria militar sobre cuatro reyes, dio los diezmos del botín a → Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo (Gn 14.17–20). No se nos dice quién instruyó a Abraham a hacerlo así, pero fácilmente podemos inferir que por el ejemplo de sus antepasados (cf. la ofrenda de → Abel, Gn 4.4) entendió que esta era una manera apropiada de reconocer la soberanía de Dios sobre todas las cosas. El sacerdote, en este caso, representaba a Dios y a la religión.
La palabra Diezmo en el N.T.
1. dekatoo (δεκατόω, 1183), (de dekatos, décimo)
en la voz activa, denota recibir diezmos de (Heb 7.6: «tomó de Abraham los diezmos»);
en la voz pasiva, pagar diezmos (He 7.9: «pagó el diezmo»).
Neh 10.37 ​que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, y del vino y del aceite, para los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra para los levitas;​​ y que los levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades.

Nota: pongamos atención desde que se estableció el sacerdocio levítico, los diezmos y ofrendas, pertenecían a los levitas, a la tribu de levi, a los que servían en el tabernáculo y estos a su vez daban el diezmo del diezmo.  y porque se les diezmaba? pues porque esta tribu no tuvo heredad, no se le repartio nada cuando llegaron a la tierra prometida, y además porque fue una ordenanza por parte del Eterno.

Comentario:

Hoy en la actualidad no existe ningún versículo que respalde que todos los diezmos son para el pastor; quiero que me lo muestren para así poder enseñarlo, entonces hermanos estudiosos de la Biblia hay que defenderse de Pastores que ven la iglesia y el rebaño solo como una fuente de ganancia, solo una entrada mas para su economía. huyan de esos lugares, porque no están demostrando que aman a las ovejas, no hay frutos de su llamado, de su Fe en Dios de que El los va a sostener, porque Jesucristo los llamo al ministerio. y estos pastores son los que llama la Bilbia ”asalariados” ven venir el lobo y huyen.
No se en que versículos se basan para pedir y pedir y pedir los diezmos y llevárselo todo, cuando en Num. 18.21 dice que eran para ”los levitas” esta hablando en plural. y Pablo lo aclara en sus epístolas que dice que el obrero es digno de su salario (1 Tim 5.18), entonces los diezmos y ofrendas son para los que trabajan en la iglesia no para un solo hombre, q a veces ni trabaja (pastor).

2. apodekatoo (ἀποδεκατόω, 586), denota: (a) diezmar [apo, de (partitivo); dekatos, décimo]
Mt 23.23  … porque diezmais la menta y el eneldo y el comino
Lc 11.42  …. Diezmáis la menta y la ruda y toda hortaliza.
apodekateuo: recibir diezmos de (Heb 7.5) … tomar del pueblo los diezmos

3. apodekateuo (ἀποδεκατεύω, 586), dar diezmos
Lc 18.12 doy diezmo de todo lo que gano

Este mismo principio, que sirve de base a la costumbre religiosa de dar los diezmos, aparece también en el Nuevo Testamento, no necesariamente en cuanto a la proporción de la décima parte, pero sí en cuanto a la motivación de adoración, gratitud y responsabilidad cristianas

2 Co 9.7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.​ 8​Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

Es en el sistema mosaico, sin embargo, donde sin duda Dios demanda de su pueblo los diezmos de todo. Aunque no se anuncian castigos por no darlos, hay promesas de bendiciones por darlos (Dt 28.1–13; Mal 3.10). Los diezmos son de Jehová y abarcaban la tierra y su producto y los animales del campo. Cuando por una razón especial alguien quería rescatar algo del diezmo, debía agregar la quinta parte del precio (Lv 27.30–32). Los escribas y los fariseos fueron sumamente escrupulosos en diezmar aun hierbas diminutas como la menta, el eneldo y el comino, y merecieron la reprensión de nuestro Señor por el legalismo extremo, vacío de la debida motivación espiritual (Mt 23.23).
El principio detrás de esta práctica rige para el sostén económico de la obra del evangelio, pues Pablo dice que «ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio»

1 Co 9.13–14
¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan?​​​ 14​Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.​

NOTA:   SI PONEMOS ATENCION !NO DICE! que solo el Pastor debe de comer del Templo o de las cosas sagradas; DICE CLARAMENTE ”LOS QUE TRABAJAN”, entonces el diezmo y las ofrendas son para todos los que trabajan; y si alguien quiere refutar sobre este versículo, entonces que lo demuestre usando correctamente las escrituras.

¿Quienes son los que trabajan en el templo?
los músicos, los que sirven en cualquier área sean maestros, sonido, estacionamiento, grabación, aseo, director de alabanza, pastor, copastor, misionero, evangelista, etc, etc.

1 Co 16.2
Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

NOTA:  AQUI ESTA OTRO PRINCIPIO QUE NO SE PRACTICA EN LAS IGLESIAS, hoy en este año 2016, muchas iglesias empiezan a exigir el diezmo y las primicias, digo, nuestra obligación como pastores es enseñar la palabra de Dios correctamente y no andar persiguiendo el dinero, ni obligar a nadie a dar, ni amenazar de que si no dan no son miembros de esta iglesia, o solo por eso no pueden servir en nada, eso es chantaje y un abuso; eso es lo que están predicando en varias iglesias grandes, ”la doctrina de la prosperidad”   que dice!  Da dinero y Dios te va a dar mas, trae todo todo; eso es demoniaco, eso va en contra de la verdadera doctrina de dar. CADA QUIEN QUE DE COMO PROPUSO EN SU CORAZÓN Y NADIE SE DEBE DE ENOJAR; y si se enoja el pastor ”pues que le reclame a Dios” por que El lo llamo. porque le tiene que pedir a las ovejas, que reclame al que lo contrato, así de fácil, amen.

Cita bíblica de primicias y diezmos
Dt 26.1-16
Para dar la primicia la persona se presentaba ante el sacerdote y declaraba estas palabras:
“Declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juro Jehová a nuestros padres que nos daria”

En el caso del ganado, un animal que cayere dentro del d. no podía ser cambiado aunque fuere malo “y si lo cambiare, tanto él como el que se dio en cambio serán cosas sagradas; no podrán ser rescatados” (Lv. 27:33). Con el d. se podía hacer una especie de comida comunal en el santuario de la cual participaban los levitas (Dt. 14:22–29).

¿Que se pensaba de los que no diezmaban?
 El descuido en cumplir con el mandamiento del d. era tomado como un robo a Dios
Mal. 3:8
¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

Tambien los que no diezman se les toma por personas que tienen abandonada la casa de Dios.
Nehemias 13.10-13
Encontré asimismo que las porciones para los levitas no les habían sido dadas, y que los levitas y cantores que hacían el servicio habían huido cada uno a su heredad. 11Entonces reprendí a los oficiales, y dije: ¿Por qué está la casa de Dios abandonada? Y los reuní y los puse en sus puestos. 12Y todo Judá trajo el diezmo del grano, del vino y del aceite, a los almacenes. 13Y puse por mayordomos de ellos al sacerdote Selemías y al escriba Sadoc, y de los levitas a Pedaías; y al servicio de ellos a Hanán hijo de Zacur, hijo de Matanías; porque eran tenidos por fieles, y ellos tenían que repartir a sus hermanos.

Los que diezman por diezmar se parecen a los fariseos
Los fariseos trataban de demostrar su escrupulosidad en cumplir con los d. al exigirlos de “la menta y el eneldo y el comino”, esto es, yerbas pequeñas, pero dejaban “lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe”, por lo cual el Señor les reprendió (Mt. 23:23).

¿Cual seria el resultado de no pagar los diezmos?
Hageo 1.6; 9-11
Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.
Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa. 10Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. 11Y llamé la sequía sobre esta tierra, y sobre los montes, sobre el trigo, sobre el vino, sobre el aceite, sobre todo lo que la tierra produce, sobre los hombres y sobre las bestias, y sobre todo trabajo de manos.

Diezmos en el N.T.
En el NT la práctica de ofrendar supera al d., ya que no se hace por imposición, sino por gratitud y con alegría
  2 Co. 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre
La iglesia primitiva ofrendaba en forma muy generosa para poder suplir las necesidades materiales de los santos (Hch. 2:45; 4:34–37).

Es su ministerio de un cristiano practicar el dar

♦ para con Dios: Lc 12:21 (cp. 2 Co 8:5)
♦ para santos necesitados: Ro 15:26; 1 Co 16:1
♦ para los que se dedican al ministerio: 1 Co 9:6–14; Ga 6:6; 1 Ti 5:17–18
♦ para los misioneros y su obra: Flp 4:15 (Misioneros en Suecia, Afganistán, Colombia, China y en el interior de la república mexicana)
♦ para los pobres en general: Ga 2:10; 6:10; Heb 13:16
¿Cuales son los principios del diezmar?
♦ sin pretensiones: Mt 6:1–4 (guardaos de hacer vuestra justicia)
♦ desinteresadamente: Mt 10:8 (de gracia recibisteis, dar de gracia)
♦ generosamente: Ro 12:8; 2 Co 8:2; 9:5 (cp. 2 Co 9:6); Ga 6:7–8
♦ regularmente: 1 Co 16:2
♦ en proporción a los ingresos: 1 Co 16:2; 2 Co 8:12–14 (cp. De 16:17)
♦ para participación de ricos y pobres: 2 Co 8:1–3, 12–15
♦ individualmente: 2 Co 9:7
♦ con alegría: 2 Co 9:7 (cp. 8:2)
♦ por la gracia de Dios: 2 Co 8:1, 7
♦ para probar la sinceridad del amor: 2 Co 8:8
♦ sin obligación: 2 Co 8:8; 9:7
♦ por obediencia a la confesión cristiana: 2 Co 9:13

¿Cuales son los beneficios y resultados de dar
♦ aumento de la capacidad de dar: 2 Co 9:7–11
♦ para suplir la necesidad de los santos: 2 Co 9:12
♦ muchas acciones de gracias a Dios: 2 Co 9:12
♦ glorificación de Dios: 2 Co 9:13
♦ los que reciben el favor oran por los que dan: 2 Co 9:14
♦ demostración de gracia divina en los dadores: 2 Co 9:14


Es un método bíblico y práctico de dar nuestras ofrendas. Y es proporcional: el que tiene más da más, el que tiene menos da menos. Sobre todo es una manifestación de la gracia de Dios en nuestra vida. Y no debemos pensar en el diezmo como lo máximo que debemos dar, sino como lo mínimo. Hay quienes dan no sólo un diezmo sino dos o tres diezmos o aun más, según Dios les haya prosperado. No olvidemos que el que siembra poco, poco cosecha y el que siembra mucho, mucho cosecha 2 Co. 9:6.
Para hacer un poco más claro el asunto del diezmo de los diezmos, podemos imaginar a algún pueblo de Israel, digamos el pueblo de Hebrón. Vamos a suponer que la cosecha de trigo de los vecinos fue de 400 quintales. En otro pueblo, el de Ramá, la cosecha de aceite de olivo fue de 100 galones, y en Jericó la cosecha de lentejas fue de 200 quintales. El diezmo de ésto, que se daba a los levitas, sería 40 quintales de trigo, 10 galones de aceite de olivo y 20 quintales de lentejas (o frijol). De ésto, lo que los levitas daban a Aarón, o a los sacerdotes serían 4 quintales de trigo, 1 galón de aceite de olivo y 2 quintales de lentejas, o sea la décima parte de los diezmos que recibieron de estos tres pueblos.

EL DIEZMO DE LOS DIEZMOS

En esta comparación, el conjunto de miembros de alguna iglesia podría corresponder a algún pueblo de Israel, digamos el pueblo de Hebrón. El consejo local o consistorio de la iglesia, a donde entregan sus ofrendas, podría corresponder a los levitas, porque él es responsable del ministerio de la casa de Dios. ¿Y quién correspondería a Aarón y los sacerdotes? Sugiero que sea el cuerpo superior de las iglesias, que algunos llaman consejo regional, otros presbiterio, etc., que es el que vela por el bien espiritual del pueblo de Dios en todo el campo. Ahora, regresando a las entradas que ya hemos mencionado, la iglesia que tiene entradas de 400 al mes apartaría 40 para los diferentes ministerios que se llevan a cabo bajo el consejo regional. La que tiene entradas de 8000 apartaría 800 y la que tiene entradas de 4,000 apartaría 400. ¿Cuáles son los diferentes ministerios en que se podrían emplear estas ofrendas, o sea el diezmo de los diezmos? Se podrían asignar, por ejemplo, a varios ministerios como las que siguen y otros más, incluyendo algunas instituciones que benefician la obra en toda la República Mexicana o aun mas allá de nuestras fronteras.
1. El comité ejecutivo
2. Institutos bíblicos
3. Ministerio radial
4. Sociedad bíblica
5. Comité de educación cristiana
6. Sociedad misionera
7. Campamentos
8. Sub consejos y sectores
9. Centros evangélicos en los diferentes áreas
10. Consejo regional
11. Retiro pastoral
12. Convención femenil
13. Convención juvenil
14. Comité de beneficencia
15. Comité de emergencia
16. Clínicas evangélicas
Esto es un ejemplo nada más. Se puede adaptar o cambiar según las necesidades de la obra y según los deseos de las iglesias locales. Es probable que no tengan todos estos ministerios la misma necesidad. Se debe asignar a cada proyecto o institución una ayuda de acuerdo a sus necesidades, según los fondos disponibles, a unos más y a otros menos. Habrá que ponerse de acuerdo en las sesiones plenarias en cuanto a ésto, lo mismo en cuanto a la forma de recoger este diezmo de los diezmos y la manera de administrarla. Lo que sí, no cabe duda que todos estos proyectos o ministerios y otros más tienen necesidad de fondos para llevar a cabo el ministerio que las iglesias que componen el consejo regional les han encomendado.
En conclusión se dice que los diezmos y ofrendas eran administradas por los levitas, no dice quien exactamente, y de todos los diezmos que recibían daban el diezmo al sacerdote principal, si hacemos esto el Pastor recibiría el 10% de los diezmos, no todos los diezmos.
Siguiente
« Anterior

1 comentarios:

Write comentarios